Recetas de postres

Recetas de postres Cocina unas sabrosas recetas postre explicadas paso por paso

Postres Finos gallegos

Para este proyecto, Berasategui ha confiado en uno de sus alumnos, el argentino Víctor Taborda, joven que durante algún tiempo ejerció de segundo en el restaurante Tragabuches (Ronda) junto a Benito Gómez, con quien se impregnó de las claves del binomio creatividad / tradición que caracteriza a la cocina contemporánea andaluza. Sin embargo, a pesar de que se aspira a ofrecer una fusión de recetas vascas con fórmulas sureñas contemporáneas, de momento la presencia de los sabores meridionales es bastante exigua.

A las pocas semanas de su reinauguración, con el engranaje aún balbuceante, tampoco la cocina da la talla como sería esperable. Un empeño que posiblemente logrará en meses venideros. De nuevo salta incipiente el efecto tan repetido de las asesorías a distancia, la diferencia entre lo que son y las ilusiones teóricas que generan.

Menú degustación
Para conocer la cocina de La Veranda cabe optar por el menú degustación, que incluye una sucesión de platos y postres. Se inicia con tres fruslerías -conchas finas sobre gelatina de manzana; chupito de zanahoria, coco y naranja; espárragos verdes con parmesano y mermelada- que pasan sin pena ni gloria. Luego, tres entrantes de más peso. Primero, el delicioso milhojas de anguila ahumada, foie-gras y manzana verde, con el sello de Martín Berasategui indeleble; después, una vulgar moluscada que se anuncia indebidamente de la costa (¿mejillones gallegos y huevas de trucha?) con pipirrana y gazpacho, y, acto seguido, una suculenta chistorra con huevo y emulsión de patatas.

El desfile continúa con dos propuestas que agradan sin suscitar entusiasmo: acertado el ajo blanco de piñones con gambas ahumadas y huevas de arenque, y sabroso el huevo a baja temperatura con papada de cerdo y caldo de cocido.

Las decepciones llegan con el pescado y la carne. Es una lástima que un espléndido taco de pargo con pilpil de mostaza y ensalada de sésamo llegue a la mesa completamente crudo. O que una paletilla de cordero lechal, perfectamente cocinada a baja temperatura, con mollejas y crema de ajo, exhale un tufo a lana exagerado. En este caso, un problema ajeno a la cocina, atribuible al proveedor de la casa.

Sólo vinos españoles
Por el momento, tampoco los postres dan la talla. Es resultón el té de limón con helado de jengibre y ensalada de menta, y resultan desilusionantes las fresas con chacolí al helado de piña. ¿Por qué no se utiliza para este montaje uno de los deliciosos moscateles de la Axarquía malagueña?

En pleno verano, La Veranda monta su comedor en una muy agradable terraza rodeada de vegetación, al pie del campo de golf de este edificio que pretende evocar un palacete de la Toscana. Según parece, por culpa de una extraña política que rige en la cadena Ritz-Carlton, que lo explota, en la lista de vinos sólo figuran marcas españolas, salvo algunos champañas. Pocos vinos y predecibles a precios elevados. Tampoco se entiende que el pan y el café fallen, algo impropio de un restaurante que aspira a pisar alto. El servicio se esfuerza en demostrar su profesionalidad, aunque en ocasiones incurra en un tuteo inadecuado.

julio 12, 2008 - Posted by | General | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: